El Coaching es una disciplina que se desarrolla a partir de los años 30, que parte de la confluencia de áreas como la filosofía, la psicología, el managment, las neurociencias o la epigenética. Su objetivo principal fue el aumento del rendimiento deportivo, pero rápidamente amplió con su desarrollo sus aplicaciones, pasando a considerarse una herramienta de motivación y promoción del desarrollo personal y grupal.

 

Me resulta interesante por su capacidad de movilización para la acción. Muchas veces nos quedamos en la comprensión, y nos falta la acción, la puesta en marcha…

 

Herramientas como el Coaching pueden ser muy beneficiosas en ayudar a clarificar nuestros objetivos, comprender por qué tenemos obstáculos en alcanzarlos y buscar la manera de llegar a ellos. Las dinámicas que desarrolla se pueden aplicar a casi cualquier contexto y público; es muy versátil adaptándose a todas y todos.

 

Objetivos muy sonados en personas que buscan ayuda a través del Coaching serían, por ejemplo:

 

  • Mejora en el rendimiento laboral o académico: alcanzar metas profesionales.
  • Adquisición de algún tipo de rutina o hábito: práctica de una disciplina deportiva, implementación de hábitos saludables…
  • Mejora en la calidad de las relaciones: laborales, familiares, de pareja…